<b> EL EXTRAÑO REGRESO DE JORGE ESTEBAN AL PRI<br> <br>MARIO DE LA TORRE, EL OPERADOR ESTRELLA<br> <br>TARDE, PERO EL MUNICIPIO YA ATENDIÓ A DESALOJADOS<br> <br>
LA PREPOTENCIA DE LA ADMINISTRADORA DE COBACH</b>

EL EXTRAÑO REGRESO DE JORGE ESTEBAN AL PRI

MARIO DE LA TORRE, EL OPERADOR ESTRELLA

TARDE, PERO EL MUNICIPIO YA ATENDIÓ A DESALOJADOS

LA PREPOTENCIA DE LA ADMINISTRADORA DE COBACH



DESPUÉS DE su rebeldía en contra del PRI y de haber tendido puentes que conducen a Morena, el ex dirigente cenecistas y ex presidente del Partido Revolucionario Institucional, Jorge Esteban Sandoval, se disciplinó y regresó al redil.

La distancia que unos calificaron como berrinche, inició hace ocho años, cuando dejó la delegación estatal del ISSSTE, para buscar la gubernatura del Estado, en ese grupo de notables que el entonces gobernador, César Duarte Jáquez, enganchó para validar a su delfín.

Jorge Esteban jugó las contras al PRI en las pasadas elecciones, se hizo casi- casi candidato independiente y hoy regresa a las filas priístas, tras un trabajo tan fino como político del ex alcalde Mario de la Torre Hernández.

:::::

BUENO finalmente la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, dio la cara a los desalojados, como informó su coordinador de comunicación social.

Lo que significa que se apersonó ante los chihuahuenses desplazados y les llevó apoyos para la construcción y enseres para enfrentar el frío.

Dar la cara siempre será bueno, pero si no es a tiempo y forma, de poco sirve, pues el daño ya está hecho que mejor que no sucedió alguna desgracia ocasionada por el clima y las condiciones infrahumanas en las que fueron enviadas a terrenos baldíos las familias desplazadas.

Tan fácil hubiera resultado, reubicarlas a un gimnasio o albergue, bajo techo para pues, mientras pasaba la contingencia y/o se les construía un par de cuartos provisionales.

El hecho disgustó a los chihuahuenses, cuyas manifestaciones mayúsculas se dieron en redes sociales, en contra de la alcaldesa, María Eugenia Campos Galván.



:::::

SERVIDORES públicos de la Dirección del Colegio de Bachilleres, denunciaron que la administradora, Guadalupe Avitia, maltrato el encargado del estacionamiento, lo amenazó con despedirlo y lo acuso de robo.

Resulta que la administradora, quien se dijo muy amiga de la Directora General, Teresa Ortuño Gurza, le robaron un par de “copitas” (los centros) de los rines de su lujosa camioneta.

El hecho causó la ira de la funcionaria quien se fue directo en contra de don Anastacio Tena, a quien le falta un año para jubilarse y quien tiene un grave padecimiento cardiaco.

Por si fuera poco la funcionaria, a quien califican de prepotente, le reto la silla y escritorio desde donde don Anastacio controla la pluma de acceso y salida del estacionamiento.

La conducta adecuada para la servidora pública hubiese sido acudir a Previas a interponer la denuncia como cualquier mortal y reportar el robo a Seguridad Pública. Culpar a un anciano es un acto de cobardía.